fabricación de estructuras metálicas Málaga

Ventajas y donde no deben fabricarse las estructuras metálicas

Las estructuras metálicas constituyen un sistema constructivo muy expandido por diferentes países, cuyo empleo suele crecer en función de la industrialización de cada región o país donde se utiliza.

Se lo elige por sus ventajas en financiación, plazos de obra, relación coste de mano de obra – coste de materiales.

Las estructuras metálicas poseen una gran capacidad de resistencia por el uso de acero. Esto le confiere la posibilidad de lograr soluciones de gran envergadura, como cubrir cargas importantes o grandes luces.

Donde no fabricar estructuras metálicas

No se recomienda el uso de estructuras metálicas en los siguientes casos:

  • Edificios ubicados en zonas de atmósfera agresiva, como marinas, o centros industriales, donde no es favorable su fabricación.
  • Edificaciones con grandes acciones dinámicas.
  • Edificios donde existe gran preponderancia de la carga del fuego, por ejemplo, laboratorios, almacenes, etc.

Ventajas de las estructuras metálicas

  • Edificios con probabilidad de crecimiento y cambios de cargas o de función.
  • Construcciones en zonas muy congestionadas, como centros industriales o urbanos, en los que se prevean accesos y acopios dificultosos.
  • Construcciones donde existen grandes espacios libres, por ejemplo: salones, locales públicos.
  • Construcciones que realizar en menores tiempos de ejecución.
  • Edificios en terrenos deficientes donde son previsibles asientos diferenciales apreciables; en estos casos se prefiere los entramados con nudos articulados.

En todo lo referente a estructuras metalizadas, ya sabe que puede contactar con la empresa Morales Mantenimiento Mecánico en Málaga.

instalación de estructuras metálicas Málaga

¿Qué son las estructuras mixtas?

El diseñador de estructuras tiene a su disposición diversos materiales de resistencia para hacer realidad sus proyectos. Podría pensarse que unos materiales son mejores que otros, e incluso hay diseñadores que tiene sus preferencias.

La realidad es que, en ingeniería, para cada caso concreto, tenemos un abanico de soluciones posibles, y cada material aporta pros y contras que tienen que evaluarse adecuadamente.

De entre los materiales que más se utilizan en las estructuras, son el hormigón y el acero, han sido los preferidos por su versatilidad y adaptación en todo tipo de estructuras.

La unión de ambos, hormigón y acero, genera las conocidas como estructuras mixtas que, actualmente, son muy empleadas porque optimizan considerablemente las soluciones constructivas.

El hormigón es un material barato, de sencilla puesta en obra, que tiene unas excelentes condiciones para trabajar a compresión, con el plus de que, a diferencia de las secciones equivalentes al acero, presenta un comportamiento fenomenal ante el pandeo, al presentar secciones, generalmente poco esbeltas.

Un vistazo al pasado…

Cuando en los EE. UU. se empiezan a popularizar los edificios en altura, con estructuras metálicas, a mitad la década de los años 50, se ponen a punto los forjados mixtos mediante una patente de la unión chapa grecada que, actuando como encofrado, recibe el hormigón fresco, y el perfil laminado en caliente, a través de una conexión que posibilita que los dos materiales trabajen de forma conjunta.

Es la primera utilización de los forjados mixtos. Las chapas grecadas han ido avanzando y en la actualidad existe una gran variación de identaciones, esto es la forma de plegado del perfil de la chapa, con distintas geometrías, que permiten una conexión adecuada entre la chapa metálica y el hormigón.

Fruto de este desarrollo en el nuevo continente, a finales de la década de los años 60, se desarrollan nuevos sistemas que estudian como resolverlo todo, la conexión del esfuerzo rasante entre los dos materiales estructurales: el acero y el hormigón.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *