Todo lo que necesitas saber sobre la soldadura con electrodos revestidos

Consejos para la soldadura con electrodos revestidos

La soldadura es una disciplina antigua que cada día sufre un proceso de actualización constante con el objetivo de mejorar los procedimientos y la eficacia del trabajo. Entre los distintos tipos de actividades, destaca la soldadura con electrodos revestidos, sumamente famoso por su facilidad de técnica, aunque generalmente necesita un tiempo de aprendizaje lo suficientemente intenso como para garantizar un adecuado desenvolvimiento del operador. A continuación se presentan unas recomendaciones para esta compleja técnica.

Aspectos básicos antes de empezar

La selección del acero debe ser cuidado meticulosamente, prefiriéndose generalmente el acero sencillo. Es importante tener en cuenta la composición del material, ya que se recomienda el uso de 0.1% de silicio máximo y 0.35% de azufre bajo, lo cual garantiza la obtención de un producto de buena calidad, siempre y cuando haya un buen operador de por medio. Debido al riesgo de agrietamientos y roturas, es importante garantizar una adecuada composición química. Además, la velocidad de soldadura debe ser muy lenta para permitir la salida de aire y gas que permite obtener acabados más elegantes.

La importancia del recrecimiento y la sobresoldadura

Es importante evitar ciertos factores que pueden afectar la calidad del acabado final. Por ejemplo, el recrecimiento y la sobresoldadura que deben evitarse a toda costa. Esto debe hacerse con filetes con laterales iguales con una superficie lo más plano posible. Si esto no es cumplido perfectamente, es posible aumentar el tiempo de soldadura y el grado de distorsión, lo cual aumenta de forma general los costos de producción.

Hay que evitarse varios elementos que pudiesen influir en el acabado final

Para garantizar una buena soldadura con electrodos revestidos, existen otros factores importantes que deben evitarse a toda costa, lo cual es la porosidad. Esto permite, entre otras ventajas, la posibilidad de obtener un aumento en la velocidad de producción. Para lograr este objetivo es importante evitar la incrustación excesiva y otros elementos como la oxidación, la presencia de agua y pintura, además de grasa en la superficie. Es importante también el uso de algunos electrodos para los casos en los que no se puedan eliminar estos factores de riesgo importantes.

Las características de los electrodos son vitales para un buen acabado

Los electrodos son elementos prácticamente imprescindibles para realizar una correcta soldadura de todas las piezas. Es importante utilizarlos con un gran voltaje y también con un gran diámetro para mejorar los resultados. Eso no es un elemento que también influya en el tamaño del electrodo, ya que este generalmente se encuentra limitado por los materiales con los que está hecho de metales pesados. Generalmente se utilizan tamaños de 3/16″, el cual es el máximo para la soldadura vertical (y también para techo) y el 5/32″ es el adecuado para el uso de hidrógeno.