Funcionamiento del mantenimiento integral de plantas de reciclaje y agroalimentarias

Para un mantenimiento industrial continuo de las plantas de reciclaje y agroalimentarias se precisa una formación específica del personal, además de una cadena de revisiones específicas evaluadas por expertos que den soluciones concretas a cada caso. Por este motivo, la formación continua y permanente es un aspecto primordial en el mantenimiento de las plantas industriales. En ambos casos la legislación sobre normativa ambiental ha de tenerse en cuenta para una óptima gestión de los residuos y el uso de tecnologías respetuosas con el medio ambiente y poco contaminantes. También es importante la reutilización y el reciclaje en todos los procesos de mantenimiento industrial, cuya finalidad es reducir riesgos en ambas plantas. En el caso de las plantas agroalimentarias el fin es la eliminación de dichos riesgos en la elaboración de alimentos para evitar cualquier contaminación de microorganismos.

Las soluciones que se aportan con el mantenimiento integral se adaptan a cada tipo de industria en cuanto a controles, instalaciones, refrigeración, electricidad, mantenimiento, mecánica, combustible, etc. de toda la línea de producción.

 

 

El proceso es detectar todo tipo de averías de varias formas: desde la prevención (mantenimiento preventivo) o desde la reparación a través de soluciones específicas y en el momento (mantenimiento correctivo). Estas averías pueden ser recurrentes y reaparecer con frecuencia o ser causantes de graves problemas en la maquinaria. De ahí la importancia del mantenimiento integral permanente.

El objetivo final sería alargar la vida de las instalaciones a través de la prevención y el análisis de todos los factores que deben tenerse en cuenta, para lo que es necesario revisar frecuentemente el estado de las instalaciones a través de un mantenimiento predictivo, que es el de una constante supervisión realizada por expertos.

La supervisión de cada planta se inicia mediante una descripción de las características y espacios de cada industria y disponer así de un mantenimiento flexible y de soluciones personalizadas. La gestión de los riesgos en las plantas agroalimentarias es uno de los aspectos que han de tenerse en cuenta si se pretende conseguir un mantenimiento industrial óptimo, así como la evaluación de estos riesgos para identificar los agentes biológicos, químicos y físicos presentes en alimentos que puedan causar efectos nocivos en la salud.

La consulta de las novedades legislativas es necesaria en todos los casos. La normativa ambiental sobre gestión de residuos y sobre impacto ambiental se emplea con el fin de utilizar las mejores técnicas disponibles en cada planta una vez que han sido evaluados los efectos ambientales y se han emitido los informes requeridos al respecto según la legislación referente a la materia.